La ciudad de Des Moines tiene un doble criterio respecto a los puestos ambulantes de comida

Administrador Galvez
Written by Administrador Galvez. Posted in Noticias on 09 June 2016.
Hot 3643 hits 0 favoured
(1 Votes)

sPor Rekha Basu, This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.">

Original English version here

Los poderes representados en la ciudad de Des Moines siguen mostrando su doble criterio respecto a  quien y cual comida, arte o cultura vale la pena proteger. Las personas de una minoría, bajos recursos, ya sean jóvenes, negociantes o simplemente ciudadanos, siguen siendo los que están hasta abajo en la lista de prioridades.

El trato preferencial  que se muestra a los nuevos puestos de comida ambulante que están de moda, que operan en centro de la ciudad en comparación con los más viejos que operan en otros lados y que son predominantemente puestos ambulantes de comida Mexicana es algo que evidencia la situación al mismo tiempo que es ofensivo. El cabildo está planeando votar el 13 de Junio para pasar otra medida que endurecerá las regulaciones en los puestos  ambulantes de comida (food trucks) ubicados alrededor de la ciudad.  Ellos tendrán que cerrar a las 10:30 p.m. y no como se puede hacer hoy hasta las 1:30 p.m. Los puestos ambulantes de comida en el centro de la ciudad, lo cuales, atienden a su mayoría a lo ‘millennials’ podrán por el contrario seguir cerrando hasta la 1:30 a.m.

¿Por qué esta diferencia? Los líderes de la ciudad dicen que las colonias donde se encuentran los puestos de comida ambulante necesitan protegerse tanto de la basura como del ruido. Sin embargo, si la ciudad está haciendo su trabajo de manera apropiada y aplicando la ley municipal actual, lo antes mencionado no sería necesario. La ordenanza que actualmente rige sobre los puestos ambulantes de comida aborda el control del ruido y prohíbe a los vendedores griten o alcen mucho la voz.

¿Es eso realmente un problema? En los puestos donde he comprado todos son responsables y hablan adecuadamente.

Además, se propone una cuota anual de $550 a las personas o negocios donde están ubicados los puestos ambulantes de comida. Ese costo prácticamente recaería sobre los vendedores, lo cuales, ya pagan $550 anualmente por una licencia eso sin contar el seguro, impuestos y la renta (la cual puede ser tanto como el costo de la licencia). La ordenanza de puestos ambulantes de comida actualmente requiere que los puestos provean de botes de basura  y barrer y dejar limpio al cerrar por la noche, proveer acceso a baños y no poner mesas sillas o letreros.

Cualquiera que sea el mérito de cualquier cambio en la ley, éste debería aplicarse por igual a todos los puestos ambulantes de comida. La ciudad no debe practicar favoritismos. Mientras los vendedores ambulantes de comida en el centro tienen publicidad de manera gratuita en el boletín del administrador de la ciudad y las calles se cierran para su festival, los puestos de tacos se les ponen más regulaciones y descripciones despectivas. Mientras la ciudad pone presión a estos últimos; planea extender los primeros a parques de la ciudad de hecho garantizar permisos a vendedores con carritos de comida. Esto no es nada nuevo. La ciudad ha tratado de eliminar los puestos de tacos desde el 2008, cuando el entonces regidor del cabildo Brian Meyer, ahora diputado demócrata a nivel estatal, impulsó una ordenanza para cobrar $50 por cada tres días de venta, con intervalos  de 10 días. Este tema fue primordial para la elección de Meyer en el cabildo por el curul del sur de la ciudad Ahora hay cuatro zonas designadas para vendedores ambulantes en el centro. Oficiales municipales han dado su respaldo a dicha zonificación desde que este  programa piloto fue implementado la primavera pasada.

“Los puestos de comida ambulante han ganado una amplia aceptación”, se leía en un artículo el año pasado, cuando el cabildo municipal votó para extender el programa piloto por tres meses más y posteriormente voto por una ordenanza permanente permitiendo vendedores en las cuatro zonas del centro de la ciudad. Y esto  por una buena razón: un festival de vendedores ambulantes de comida que atrae a 10,000 personas al centro de la ciudad y genera $115,000 en ganancias para los vendedores es algo para celebrar. Es emocionante que Des Moines se está poniendo al día con lo que está de moda en  lo que otras ciudades ya tienen tiempo haciendo.

¿Pero por qué dejar que sea más caro para otros vendedores ambulantes de comida? ¿Es para proteger de la competencia a los vendedores ambulantes  del centro? Las fuertes restricciones  en los puestos de comida ambulante en el 2008 fueron justificadas ya sea porque ellos representaban una competencia a los restaurantes  de “ladrillo y piedra” o ya fuese porque ellos eran en cierta forma una molestia. Sin embargo, hay espacio para ambos tipos de vendedores y clientes y noes función del municipio bloquear la competencia.

¿O es que los clientes de los puestos de tacos, que son primordialmente familias Latinas modestas,  se les consideran menos deseables que los jóvenes profesionales que acuden al centro de la ciudad? ¿No deberían los líderes de la ciudad apoyar todos estos negocios pequeños que se están tratando de ganar la vida y que proveen con comida rápida, saludable y a precios justos?

Otro hecho que refleja esa mentalidad sesgada culturalmente fue cuando recientemente se recubrió con pintura  el mural  que estudiantes de color hicieron para celebrar su herencia y sus héroes. Los residentes de Des Moines no deberían de permitir que esa mentalidad prevalezca. El Cabildo invitó a los vendedores afectados por los cambios propuestos a una reunión pública la semana pasada. Los vendedores ambulantes de comida necesitan de su ayuda y voz para defender su sustento de vida y a sus clientes contra más obstáculos para poder operar. 

Rate this article:
(1.00 out of 5 by 1 users)

Administrador Galvez

Author: Administrador Galvez

114 0 0
...
Powered by CjBlog