Justicia Ambiental

injusticia ambientalPor Karin Stein

Esta época navideña es muy diferente – sobra decirlo. Estamos ansiosos como nunca por despedirnos del año 2020, que nos trajo no sólo una pandemia, sino también una serie de desastres naturales extremos.   El fenómeno metereológico “derecho” en agosto causó destrucción masiva en grandes secciones de Iowa, Illinois e Indiana con vientos huracanados que dejaron a muchas familias desplazadas, a más de 1 millón de personas sin electricidad entre una a tres semanas, y un daño económico estimado en más de 7.5 mil millones de dólares. El periódico “The Washington Post” reportó que esta cifra sobrepasa el daño económico causado por nueve de los 10 huracanes y tormentas tropicales que azotaron a otras áreas de los EE.UU. en el 2020.

En EE.UU., al igual que en otros países, se dieron incendios forestales a una escala sin precedente, causando pérdidas humanas y ecosistémicas devastadoras. Los científicos atribuyen los incendios forestales a nivel mundial y los huracanes que han seguido aumentando en frecuencia e intensidad en centroamérica y los EE.UU., al cambio climático.   El 97% de los científicos asegura que el sobrecalentamiento de la atmósfera es causado por los gases de efecto invernadero a base de carbono que emiten las actividades humanas.

Pero a pesar de que, individualmente, el “derecho”, los incendios forestales a nivel mundial y los huracanes en Norteamérica han tenido consecuencias horrendas, la pandemia del COVID-19 que ha afectado a la humanidad este año, ha sido peor. A estas alturas, más de 300,000 personas han muerto del virus en EE.UU., en su mayoría latinos y personas de color, dejando a familias destrozadas. Muchos negocios han tenido que cerrar indefinidamente o permanentemente, y muchas personas no saben cómo pagar sus arriendos o cuentas eléctricas.   

Tanto los desastres naturales como la pandemia han dejado al descubierto las terribles inequidades en nuestra sociedad. Las crisis del 2020 han tenido un efecto desproporcionado sobre aquellos que de por sí ya están lidiando con discriminación racial y desigualdad. Muchos niños, familias con situaciones económicas vulnerables y personas de color, han sufrido el impacto más grande dentro de los desastres sufridos por todos.   Los impactos de salud negativos que sufren los segmentos más vulnerables de la población a escala desproporcionada, nunca han sido más evidentes.

¿Sabía Ud. que, desde antes del terrible año 2020, de las personas que viven en áreas contaminadas en EE.UU., el 68% son latinos? ¿Que de los niños que sufren de asma, el 40% son niños latinos? ¿Que de las personas expuestas a los efectos del clima extremo en EE.UU., como los incendios y los huracanes, el 55% son latinos?   Como nación, seguimos fallándole a las personas más vulnerables. Pero nosotros, los latinos también tenemos el deber de estar al tanto de los hechos y de alzar nuestras voces. Debemos desarrollar hábitos de participación cívica más activa, y de apoyo a organizaciones que ayudan a proteger a los más vulnerables.

De modo que podemo decir, ¡Adiós 2020! Es hora de mirar hacia el 2021 con más esperanza. El programa Ecomadres de Moms Clean Air Force, una organización nacional de más de un millón de madres y padres que luchamos por proteger a niñas y niños de la contaminación de aire y los efectos del cambio climático, existe para darle una voz a las latinas y los latinos más vulnerables, y necesitamos su participación aunque sea informándose acerca de los hechos. Vislumbramos un futuro más seguro, estable y equitativo para nuestros hijos y nietos, sin importar dónde vivan o cuál sea el color de su piel.   Estaremos al tanto de que el nuevo gobierno cumpla su promesa ds tomar decisiones con respecto a leyes y reglamentos con el respaldo de datos científicos, y de retomar su papel de liderazgo en asuntos de contaminación ambiental y la lucha contra el cambio climático. Es urgente que luchemos contra los perjuicios causados por la injusticia ambiental.

Karin Stein (This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.), es colombiana de orígen alemán, vecina de Grinnell, Iowa. Es organizadora estatal de Moms Clean Air Force y su programa Ecomadres, además de ser músico profesional, bióloga y traductora. En estos enlaces podrá ver los proyectos musicales que realizó con miembros de la comunidad latina en Iowa, para difundir información sobre la contaminación y el cambio climático, y sus efectos sobre los latinos:

1) https://youtu.be/_f7A_fQpOlM 2) https://youtu.be/rlLBKz_kKkQ

Powered by CjBlog