Zenaida

Administrador Galvez
Written by Administrador Galvez. Posted in Reportajes on 26 December 2014.
Hot 740 hits 0 favoured
(0 Votes)

ZENAIDA

“Llegamos hasta aquí para gritar, junto con todos,

los ya no, que nunca más un México sin nosotros”.

Comandanta Ramona EZLN

Desde siempre quise escribir una de las historias que por un lado han marcado mi vida y por el otro, lamentablemente, me han dado la oportunidad de conocer las consecuencias de una guerra.

Creo oportuno hoy, escribir dicha historia hoy que hablamos de la guerra en Siria, hoy que vemos imágenes de niños y niñas sufriendo por dicho acontecimiento bélico.

zenaidaNo estoy seguro si haré justicia periodística en la forma en que puedo contar dicha historia, de Zenaida así se llama la niña, hoy adolecente, que fue marcada por una guerra injusta e incompresible.

Vaya pues estas líneas por ella y todas las sobrevivientes de la masacre de Acteal, todo momento y espacio son oportunos para que una masacre como lo fue esa, no quede impune y un día haya justicia plena por lo ahí vivido.

A forma de referencia, comento que la masacre de Acteal, como se le conoce al hecho donde Zenaida fue agredida y marcada de por vida, sucedió en 1997 en el Estado mexicano de Chiapas. Un 22 de diciembre del año antes mencionado, un grupo de indígenas celebraba un acto religioso cuando fue irrumpido por un grupo de 100 paramilitares, el resultado, 45 personas fueron masacradas entre las cuales había niños y mujeres embarazadas.

Muchos fueron heridos entre ellos, Zenaida que en ese entonces tenía 3 años de edad, ella había asistido al acto religioso con su padre y su madre los cuales, perecieron en el ataque.

 

Según cuentan, el ataque fue recién entrada la mañana sin embargo, la ayuda llegó ya por la tarde es decir, que muchos sobrevivientes pasaron horas, muchas, entre los muertos, sus muertos, su padres sus hijos sus hermanos su todo.

Yo conocí a Zenaida por un accidente de la vida, acompañaba a un compañera de postgrado a su trabajo de campo y ella, llevaba la encomienda de buscar y encontrar a la familia de Zenaida y obvio a Zenaida. Hasta ese momento no sabía nada de lo que esa niña había pasado. Mi compañera llevaba la encomienda de saber porque Zenaida había interrumpido su terapia en la Ciudad de México y bueno, motivarl a la familia y ofrecerles apoyo para que su terapia no fuera suspendida. Con el tiempo me di cuenta que Zenaida no había continuado su terapia.

Cuando vi por primera vez a Zenaida será  un momento que jamás olvidaré, nunca había visto tanto dolor en unos ojos, sus ojos de mirada intensa reflejaban el dolor que provoca una guerra, a ella no le platicaron, ella no aprendió sobre conflictos armados en los libros de escuela, ella lo vivió con tan sólo tres años de edad.

En aquel primer encuentro, no puedo olvidar su mirada era serena pero llena de tristeza, su silencio era tranquilo pero lleno de ausencias, no entendía que pudo haber vivido aquella niña que prácticamente se negaba a hablar.

Alguien en la comunidad, donde ella vivía, me compartió que Zenaida fue encontrada herida, ella yacía en el pecho de su madre y aun costado su padre, ambos muertos; Zenaida había recibido una bala en la nuca que le afecto la visión de por vida.

Cuando supe eso entendí, aquel silencio de su boca y aquella mirada perdida llena de tristeza y de incomprensión. Zenaida estuvo por horas convaleciendo de una herida mortal sobre el cuerpo inerte de su madre y el cuerpo frio y en silencio de su padre, ella probó desgraciadamente las consecuencias de la guerra, miro a la muerte por horas, es más, creo, que hasta la abrazó sin querer; no puedo imaginar esa escena, la imagino y siento el dolor que ella sintió.

Como Zenaida hay miles de niños y niñas no hay duda, alrededor del mundo que sufren por las guerras. Ver la guerra de tan cerca es ver la muerte cara a cara y es ver lo peor del ser humano.

Hoy Zenaida es una señorita que lucha por su vida que vive con sus abuelos de más de 70 años. Zenaida nunca recupero su vista totalmente y sólo ve sombras pero ella, sigue caminando  viendo sombras dicen, yo creo que son las sombras de la guerra, las sombras de la muerte.

La guerra es el sinónimo del fracaso humano. No a la guerra para que ya nadie tenga que vivir viendo las sombras que alumbran las vida de Zenaida.

Manuel Gálvez

p.d. Los autores intelectuales de la masacre nunca fueron aprendidos. Hoy algunos de los autores materiales, ya no están en la cárcel. 

Rate this article:
(0 out of 5 by 0 users)

Administrador Galvez

Author: Administrador Galvez

233 0 0
...
Powered by CjBlog